ALGUNOS ASPECTOS DEL CONOCIMIENTO ECONOMICO

En el escenario en el que participan los economistas durante esta última década del siglo XX, se registran hechos de deuda e incertidumbre y, simultáneamente, de indicios de cambios prometedores.

Dudas e incertidumbres
El binomio duda-incertidumbre se deriva de la persistencia de problemas que se acumularon en décadas anteriores, aunados a la diferencia notables en el nivel de desarrollo entre los países de los hemisferios norte y sur. En las economías periféricas del hemisferio sur, el nivel de vida llega posiblemente a ser 50 veces inferior al de las economías más importantes del hemisferio norte: esa es la diferencia entre el producto Nacional Bruto dividido entre la población total (o PNB per cápita) en la naciones de bajos ingresos (como Bangladesh, Mozambique, India, Haití) y los países de altos ingresos (como Suiza, Estados Unidos de América, Japón, ex Alemania Occidental y Australia.
Para toda esta población adicional, se necesitaran empleos, medios de subsistencia y condiciones aceptables de vida. Pero ocurre que los países en vías de desarrollo se encuentran asfixiados por los altos índices de deuda externa, que implica transferencias significativas de sus ingresos, bajo la forma de intereses para las economías más importantes.
Estas transferencias de recursos, sumadas al manejo de las finanzas públicas internas de esos países, han agravado su situación social tanto por la baja capacidad para generar nuevos empleos como por la agudización dela peor de las deudas. Más aún: bajo el peso del endeudamiento externo e interno, descapitalizados, carentes de abastecimientos esenciales y estratégicos, soportando por que no toman en cuenta los intereses colectivos, los países del mundo subdesarrollado conviven con los déficits públicos de alta cuantía, que inexorablemente se derivan en una incómoda situación de estanflación una mal explicada mezcla de estancamiento, desempleo e inflación acelerada.

Cambios prometedores

Estos contemplan por lo menos tres cuestiones decisivas que desde la última guerra mundial han producido justificadas inquietudes:

La recaudación de los conflictos ideológicos Este-Oeste que alimentaron un clima de confrontación en las cuatro últimas décadas.
La búsqueda de soluciones para las desigualdades económicas Norte-Sur, pasando por la reconsideración del asfixiante endeudamiento externo de los países en vías de desarrollo.
La concientización universal en tomo a cuestiones ambientales

0 comentarios:

miércoles, 20 de abril de 2011

ALGUNOS ASPECTOS DEL CONOCIMIENTO ECONOMICO

En el escenario en el que participan los economistas durante esta última década del siglo XX, se registran hechos de deuda e incertidumbre y, simultáneamente, de indicios de cambios prometedores.

Dudas e incertidumbres
El binomio duda-incertidumbre se deriva de la persistencia de problemas que se acumularon en décadas anteriores, aunados a la diferencia notables en el nivel de desarrollo entre los países de los hemisferios norte y sur. En las economías periféricas del hemisferio sur, el nivel de vida llega posiblemente a ser 50 veces inferior al de las economías más importantes del hemisferio norte: esa es la diferencia entre el producto Nacional Bruto dividido entre la población total (o PNB per cápita) en la naciones de bajos ingresos (como Bangladesh, Mozambique, India, Haití) y los países de altos ingresos (como Suiza, Estados Unidos de América, Japón, ex Alemania Occidental y Australia.
Para toda esta población adicional, se necesitaran empleos, medios de subsistencia y condiciones aceptables de vida. Pero ocurre que los países en vías de desarrollo se encuentran asfixiados por los altos índices de deuda externa, que implica transferencias significativas de sus ingresos, bajo la forma de intereses para las economías más importantes.
Estas transferencias de recursos, sumadas al manejo de las finanzas públicas internas de esos países, han agravado su situación social tanto por la baja capacidad para generar nuevos empleos como por la agudización dela peor de las deudas. Más aún: bajo el peso del endeudamiento externo e interno, descapitalizados, carentes de abastecimientos esenciales y estratégicos, soportando por que no toman en cuenta los intereses colectivos, los países del mundo subdesarrollado conviven con los déficits públicos de alta cuantía, que inexorablemente se derivan en una incómoda situación de estanflación una mal explicada mezcla de estancamiento, desempleo e inflación acelerada.

Cambios prometedores

Estos contemplan por lo menos tres cuestiones decisivas que desde la última guerra mundial han producido justificadas inquietudes:

La recaudación de los conflictos ideológicos Este-Oeste que alimentaron un clima de confrontación en las cuatro últimas décadas.
La búsqueda de soluciones para las desigualdades económicas Norte-Sur, pasando por la reconsideración del asfixiante endeudamiento externo de los países en vías de desarrollo.
La concientización universal en tomo a cuestiones ambientales

0 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.

Copyright © / ECONOMIA

Template by : Urang-kurai / powered by :blogger